Categorías
Actualidad

Un tercio de los usuarios no advierte la publicidad ‘camuflada’ de las redes sociales

Bruselas prosigue anudando corto las prácticas de los gigantes de las redes sociales. Aparte de su lucha por velar por el empleo de los datos de sus usuarios, la Comisión Europea ha analizado la política comercial de estas plataformas, específicamente, las técnicas de publicidad que infringen la directiva que pone coto a las prácticas infieles en ese terreno. El estudio concluye que el treinta y seis por ciento de los usuarios de redes sociales no advierte la publicidad “camuflada” que estas producen. Múltiples organizaciones consultadas para el estudio mostraron su preocupación pues los usuarios “no son conscientes” exactamente en qué medida los distribuidores de redes sociales “rastrean su comportamiento” y por la “falta de transparencia” sobre el empleo y almacenaje de sus datos. La Comisión va a llevar el estudio a los países miembros para determinar si cabe emprender una actuación ordenada a nivel comunitario.

La red social Fb, sobre la que pesa una amenaza de sanción por no amoldarse a la ley comunitaria, es la primordial plataforma al percibir el cuarenta y tres con seis por ciento de las visitas que se producen en la UE, Noruega y también Islandia. Le prosigue YouTube (veintiocho con seis por ciento ), Twitter (cuatro con tres por ciento gracias a tecnicas de imbound marketing ) y también Instagram (dos con cinco por ciento ). O sea, esas 4 compañías copan el ochenta por ciento del tiempo que dedican los usuarios a compartir o bien fisgar en las redes sociales. Ese dominio del mercado ha llevado a la Comisión Europea a examinar con lupa sus prácticas, en un caso así, las promocionales.

El informe encuentra múltiples aspectos relevantes en los que estas redes infringen la normativa comunitaria. Para iniciar, la “publicidad camuflada”, que es la que no se percibe como tal por el hecho de que está absolutamente integrada en el entrecierro del medio, con su estilo editorial. Por poner un ejemplo, anuncios que aparecen en Twitter tal y como si fuera un comentario más en el que solo consta de forma muy prudente la palabra “promocionado”. Y en ciertas plataformas, ni eso.Varias pantallas muestran símbolos de Twitter y Facebook.

De hecho, esas técnicas funcionan: conforme el informe elaborado por la Comisión, el treinta y seis por ciento de los navegantes es inútil de advertir esos anuncios. Los avisos de las redes sociales, tal como están elaborados, apenas tienen efecto sobre el consumidor. Como tampoco los que efectúan los conocidos influencers, que “a menudo no difunden el propósito comercial de sus posts”, agrega el informe.

La Comisión Europea asimismo examina el empleo de indicadores como los populares me agrada con propósitos comerciales. Tras el análisis, Bruselas concluye que estos pueden ser “artificialmente aumentados y falsificados”, lo que implica “tergiversar” contenidos. El estudio no determinó que los usuarios resulten muy impresionados por un elevado número de me agrada, mas sí que puede afectar a la exposición de los usuarios al contenido comercial.

Empleo de los datos de los usuarios
El tercer apartado que examina Bruselas es exactamente uno de los que más está controlando: el empleo de los datos que se hace del usuario. El informe apunta que estas compañías tratan de conjuntar los datos recogidos mediante las redes sociales (por servirnos de un ejemplo, las preferencias del usuario o bien sus interactúes) con los conseguidos fuera de estas a través de anunciantes o bien recursos externos. Esa mezcla deja que las compañías puedan dirigirse a usuarios concretos de redes sociales a través del correo, el número o bien la identificación de usuario, lo que puede facilitar a las redes sociales edificar una especie de bases de datos.

La comisaria de Justicia, Consumo y también Igualdad de Género, Vera Jourová, aseveró en un comunicado que el informe aporta pruebas sobre preocupaciones que la Comisión ya tenía sobre la publicidad en redes sociales. “Algunas de las técnicas utilizadas son injustas y manipuladoras y no las dejaríamos en el planeta offtline. Voy a llevar este caso a las autoridades de consumo nacionales para poder ver si se requiere una acción ordenada a nivel europeo”, aseveró.

El informe se efectuó a través de el rastreo de los treinta primordiales distribuidores de cada país, con debates con usuarios en 4 países (Bélgica, Italia, Hungría y Letonia), cincuenta encuestas con entidades de usuarios, empresas promocionales, académicos y también mediadores y con la técnica del mistery shopping para comprobar las prácticas de esas redes.