Categorías
Uncategorized

Estas franquicias buscan innovar en mercados muy tradicionales

La dependencia de España del sector servicios es notable. Hostelería y restauración, junto al turismo, abanderan esta realidad. Pero incluso siendo mercados más que consolidados, no se acomodan, en el sentido de que procuran renovarse de forma continua, con la vista puesta en atender las demandas de un público poco a poco más exigente.

Un ejemplo lo tenemos en las incorporaciones más recientes a nuestra guía online para franquiciar, como la cadena de asadores de pollos y comidas caseras para llevar Asasur. En franquicia desde el dos mil seis, la central estima que el suyo es un «negocio muy introducido en la sociedad de España, pero que todavía no se ha profesionalizado».

La compañía está buscando asociados para expandir su cadena por el suroeste peninsular. Como apunte económico, el plazo medio de ROI en sus nuevas unidades se ubica en 18 meses.

Dedicada a la elaboración de helados artesanales -100 por cien naturales y hechos al instante-, Yoyland no busca un perfil de asociado determinado. «En este sentido, nos fijamos en jóvenes emprendedores, experimentados, fondos de inversión, entidades financieras, empresas y/o conjuntos de empresas». Un franquiciado, por otra parte, que puede afrontar hasta el veinticinco por cien de la inversión con recursos propios. Desde la central apoyan a los asociados en la ejecución de todo el proyecto, hasta exactamente la misma entrega de llaves, con la capacitación y entrevistas a los empleados, la adaptación de la nuevas logísticas y proveedores homologados, la mercadotecnia en tienda y on-line, aparte de soporte técnico telefónico.

Cambiamos de campo y nos marchamos de viaje. 4 de cada 10 viajes turísticos que emprenden los residentes en España lo administran las agencias de viaje. Esto supuso que las agencias administraron, en dos mil dieciseis, un total de 32,6 millones de viajes turísticos, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En este último mercado encontramos proyectos que buscan dar una vuelta de tuerca a la actividad, como Comprar y Viajar, una central de reservas de ‘experiencias’ para viajeros, que se complementa con una aplicación móvil con servicios de geolocalización y ámbitos volcados al turista. Su punto fuerte, manifiestan, es «el apoyo de las oficinas de turismo en España, que nos facilitan datos de interés para el viajero». Con un objetivo claro para el año próximo, que no es otro que abrir 175 unidades, la cadena asegura a los asociados «mínimos costos y mejora de la plataforma de manera gratuita». Además de esto, al no requerir local, «el servicio puede explotarse en régimen de exclusividad geográfica, conforme el tamaño de la población», concluyen desde la central.