Categorías
TURISMO

Restos mayas, buen café y olas perfectas en El Salvador

La memoria de su enfrentamiento civil, entre mil novecientos ochenta y mil novecientos noventa y dos, y la inspiradora figura de monseñor Romero, asesinado a lo largo de la celebración de una misa en mil novecientos ochenta, están presentes en prácticamente todos los campos de la vida de El Salvador: religioso, político, social, artístico… Es el país más pequeño de América Central —su superficie no es considerablemente mayor que la provincia de Urbe Real—, mas se ha transformado en la segunda economía de la zona gracias a la alta demanda de paquetes de viajes, tras C. Rica. Si bien poco famosa, su oferta turística es diversa y atractiva: incluye singulares yacimientos arqueológicos mayas, la senda por sus pueblos coloniales, trescientos quilómetros de costa y el espectáculo natural de sus muchos lagos y volcanes.

3 maravillas mayas
De la civilización maya hay infinidad de aspectos que se ignoran, mas, hasta no hace mucho, de lo que menos sabíamos era de la vida de los mayas de a pie, puesto que los grandes palacios, pirámides y escrituras jeroglíficas estaban reservados a reyes, sacerdotes y nobles. Con el descubrimiento en mil novecientos setenta y seis de la Joya de Cerén, uno de los sitios arqueológicos más esenciales de Mesoamérica, quedó al fin a la vista su vida rutinaria. Es famosa como la Pompeya de América, pues cara el año seiscientos, a consecuencia de la erupción del volcán Laguna Caldera, la población quedó enterrada bajo un mantón de cenizas. Hubo que aguardar prácticamente mil cuatrocientos años hasta el momento en que una excavadora puso accidentariamente al descubierto este poblado precolombino. Desde ese instante empezaron las excavaciones, que han logrado sacar a la luz numerosas estructuras, entre ellas la casa del chamán y un temazcal (baño público), y desvelando los materiales y técnicas de construcción de residencias, sistemas sanitarios… Ciertas casas-cabaña preservan restos de la madera y de la palma con las que fueron levantadas originalmente. Patrimonio mundial desde mil novecientos noventa y tres, es un monumento maya único en el planeta pues ha tolerado documentar la manera en que vivía el pueblo liso de esta cultura prehispánica. La visita se efectúa a la sombra de la fresca y frondosa flora, singularmente de los monumentales guanacastes o bien “árboles que oyen”, de esta forma conocidos por la manera de oreja que tienen sus grandes semillas.

A unos cincuenta quilómetros está el próximo parque arqueológico que vale la pena visitar: Tazumal, “el sitio donde descansan las almas”. Es un complejo ritual que funcionó entre los años cien y mil doscientos, y donde pueden verse una pirámide de veinticinco metros de altura y los restos de un juego de pelota. Hay estudiosos que mantienen que al final de estos partidos, ligados a rituales religiosos, los campeones eran sacrificados por los sacerdotes en los altares sagrados. En estos templos asimismo sacrificaban a los guerreros y jefes capturados de las tribus contrincantes. Todos estos sacrificios humanos, que asimismo incluían pequeños, eran ofrendas a los dioses para favorecer las cosechas, provocar la lluvia o bien dar gracias por los favores recibidos.

Una de las estructuras piramidales mayas del sitio arqueológico de Tazumal, en El Salvador.

Cara el este está Cihuatán, el mayor yacimiento maya del país; una urbe que pudo cobijar más de veinte habitantes. La zona visitable se restringe al Centro Ritual de Poniente, donde se hallan los primordiales monumentos sacados a la luz hasta la fecha: un extenso circuito amurallado, una enorme pirámide, los restos de múltiples templos, 2 canchas de juego de pelota y ciertas construcciones más. La zona de la Acrópolis, en la que se ubicarían los palacios de los gobernantes, está en proceso de excavación. Cihuatán tiene una singular significación en la arqueología maya pues acá se encontraron múltiples figuritas con ruedas, puros juguetes infantiles que probarían que, a pesar de que no la emplearon como medio de transporte, los mayas sí conocían la rueda.

Encanto colonial
El Salvador cuenta con cerca de quinientos sitios arqueológicos, entre yacimientos precolombinos y pueblos coloniales. Uno de estos últimos, tal vez el mejor preservado, es Suchitoto, a sesenta quilómetros de San Salvador, la capital. La mayoría de sus calles lucen los tradicionales y también irregulares adoquinados y en la plaza primordial resalta la iglesia blanca de Santa Lucía, del siglo XVIII. Prácticamente ninguna edificación supera las 2 plantas y las testeras de las casas son de refulgentes y también intensos colores, con enormes ventanas enrejadas. En los soportales de la plaza, conjuntos de campesinos descansan mientras que algún vendedor anuncia a gritos su mercadería. Una pupusería próxima trae el aroma de sus sabrosas tortillas de maíz rellenas de carne. Suchitoto vivió su mayor esplendor entre los siglos XVII y XIX merced al añil, el tinte azul que se extrae de la planta xiquilite (Indigofera suffruticosa). Con la llegada de los tintes industriales la prosperidad de la zona degeneró, si bien el día de hoy, a menor escala, se ha reactivado la producción artesanal de añil. De esta forma, el pueblo vive del turismo y del naciente y más concreto avistamiento de aves en el próximo embalse de Suchitlán. En este lago artificial de cuatrocientos cincuenta quilómetros cuadrados de superficie viven cerca de cien especies de aves, ciertas de ellas endémicas, como el águila caracolera.

La Senda de las Flores
Este interesante recorrido por pintorescos pueblos de montaña situados muy cerca de la cordillera de los volcanes tiene por nombre de esta forma por el hecho de que la senda está llena de plantaciones de café, prácticamente siempre y en todo momento exhibiendo su atractiva flor blanca. Nahuizalco, Salcoatitán, Apaneca, Juayúa… son ciertas de estas poblaciones en las que se cosecha de los mejores cafés de altura del planeta. Para degustarlo, a lo largo de la visita a Ataco y sus atractivos murales callejeros hay que ir a The House of Coffee y consultar por Óscar Escalante, un especialista en la selección y preparación de los mejores cafés salvadoreños. Una imborrable experiencia gustativa.

Surf al lado de San Salvador
El viajante no debe irse de El Salvador sin visitar su costa, especialmente si se es amante del surf; ciertas playas más reconocidas a nivel internacional para este deporte están acá, como la de El Tunco, a cuarenta minutos en vehículo de San Salvador. Tampoco hay que perderse la bahía de Jiquilisco, donde el océano penetra quilómetros y quilómetros tierra adentro mezclando el agua salobre con la dulce y produciendo en sus veintisiete islas un ecosistema muy singular en el que abundan los caimanes y tortugas marinas que desovan en estas aguas.

Categorías
TURISMO

El puerto de Ushuaia recibirá un crucero de Royal Caribbean con 2500 pasajeros

La ciudad de Ushuaia va a ser receptora desde la temporada que viene de un crucero turístico de la gigante empresa con base en los E.U., Royal Caribbean, que amarrará en el puerto local con en torno a 2500 pasajeros más tripulación. Se trata de un salto de calidad en relación a la actualidad, que hoy tiene como máximos exponentes a embarcaciones de no más de alrededor de 1500 pasajeros. 


La visita del crucero Azamara fue confirmada en las últimas horas y desde la Dirección Provincial de Puertos se mostraron conformes con el desarrollo portuario local al informar asimismo que al cierre de la presente temporada estiman especificar un incremento de cerca del quince por ciento en la cantidad de buques recibidos, pasando de 289 a cerca de 330, conforme sus estimaciones. «Debe ver con lo que venimos trabajando en el turismo antártico, que va a seguir medrando alrededor de un 11 por ciento, y también la noticia que recibimos de la llegada de un crucero de la Royal Caribbean, de gran nivel, y que ya está confirmada para la próxima temporada», manifestó el presidente de la corporación, Néstor Lagraña, en diálogo con FM Master’s.

Las embarcaciones más grandes que actualmente amarran en la ciudad son el Silver Musse, con doscientos doce mestros de eslora y de bandera de las Bahamas; y el Zaandam, de doscientos treinta y ocho metros de eslora y de bandera de Holanda.

Por otra parte, Lagraña también se expresó con relación a la integración del puerto de Ushuaia a la Asociación para la Cooperación entre Puertos y Urbes (RETE) y en la que una delegación argentina se espera que participe de un foro de discusión en la urbe italiana de Venecia. «Nosotros jamás hicimos una incursión en Europa, hay que tener en cuenta que la mayoría de los cruceristas son europeos. Nos viene bien promocionar nuestro puerto, más cuando este tipo de actividad está medrando», confió Lagraña.

«Nosotros venimos trabajando para hacer el puerto más competitivo, con el tema de los costos. La Dirección Provincial de Puertos tiene sus tarifas congeladas desde dos mil quince, para los que nos exigen previsibilidad. Tuvimos logros esenciales como la baja del comburente, tenemos que proseguirse reforzando y realizando gestiones en este sentido para contrarrestar las competencias de los puertos vecino que tenemos. La única forma de hacerlo es con costos y servicios», añadió el funcionario.

Por último, Lagraña reflejó el trabajo efectuado alrededor de la obra de ampliación del puerto, para cuya inauguración estuvo presente en la provincia el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich. «Esta temporada tiene un condimento muy particular que es la ejecución de la obra de ampliación del puerto, ya se hizo el despliegue del suelo, pueden ver en el puerto el equipo flotante que se está armando para llevar adelante la obra. Tendremos que aguzar mucho el ingenio por el hecho de que nos agarrará en medio de la época», concluyó.

Para mas info: http://royal-caribbean.com.ar/

Categorías
TURISMO

Los pasos son pasado y futuro: Fiddler on the Roof.

Desde antes de abordar el avión que nos trajo a New York, había un pequeño lugar que tenía en mi lista de imperdibles por su tradición y la importancia que tiene en el escenario gourmet/deli de la gran manzana y en las cartas de menu de restaurantes. Y es que, como ustedes han leído en artículo tras artículo, incluso en el texto que nos define, la tradición es uno de los puntos que más perseguimos y que defendemos en cada rincón donde lo encontramos de nuestros viajes, por lo que tener la oportunidad de cruzar la puerta de entrada a un lugar que por más de 100 años ha sido un referente de la cocina judía en Manhattan y que, sin lugar a dudas, parece destinado a quedarse en la memoria como una razón perfecta para regresar. Abierto en 1914 por Joel Russ, este lugar es no sólo emblemático para la comunidad judía, sino para toda la ciudad al punto que en 2001, tanto la tienda como el edificio en donde está ubicada, fueron aceptados en el Registro Nacional de Sitios Históricos, algo equivalente a lo que en México se conoce como edificios patrimonio. Un lugar que siempre ha tenido a un Russ involucrado y que, hasta donde se tiene investigado, fue el primero en incluir las palabras “and Daughters” en el nombre, hoy sigue sirviendo los platillos clásicos de una cocina que se ha alimentado de 3,000 años de tradiciones, culturas y migraciones y que, en esos tres milenios, sigue respetando las bases del Tanaj y el Antiguo Testamento, de donde nace el concepto kosher. Podemos hacernos una idea de lo que significa la gastronomía judía y lo que ha formado parte de las migraciones mismas mientras miramos la carta, pero no hay nada que pueda prepararnos a lo que estamos por descubrir, porque hay una realidad que no podemos hacer a un lado: no conocemos de esta cocina mucho, por lo que lo que se viene es completamente nuevo. Llegamos a Russ & Daughters y no existe mejor lugar para adentrarnos en la cultura judía rumbo a la obra con la que cerramos la semana.

Abrir la tarde con una sopa Matzo y un Chowder de pescado blanco Ahumado con Eneldo que aparecian en las cartas para restaurantes era apenas el arranque de la experiencia misma y a partir de ahí nos dejamos llevar por las recomendaciones de un lugar que sigue operado por la misma familia, ahora en su cuarta generación desde que Joel Russ abriera en Orchard, básicamente atrás del local que hoy tienen en el mismo edificio. Un par de platillos más tarde, estábamos comprendiendo por qué han durado más de 100 años y por qué estamos seguros que la herencia de quien llegara en 1905 a la ciudad está asegurada por bastantes años más, en un negocio que se maneja con la fuerza que da la familia. Desde la delicia de tres versiones diferentes de arenque fresco a lo que ellos sirven como un sándwich abierto con un salmón ahumado a 32 grados, la comida aquí redefine lo significa la cocina honesta: sencilla, simple, sin complicaciones y que se centra en entregar los mejores sabores posibles en la mesa. Menos de 35 dólares por persona después ya habíamos encontrado nuestro nuevo favorito en New York. Y sí, ya teníamos la mitad del camino recorrido para poder disfrutar lo que Broadway Inbound tenía preparado para nosotros esa noche.

Afuera del Broadway Theater se puede leer, por debajo de la marquesina anunciando el espectáculo, la frase: “Uno de los mejores musicales de todos los tiempos” y, siendo enteramente honesto con ustedes, nunca había pensado en este musical como uno de los mejores. De entrada, no lo tengo ni siquiera en mi lista de musicales que guardo con recelo y escucho con –algunos dirían– demasiada frecuencia. Apenas tengo dos canciones que, incluso, no tenía registrado en mi mente que fueran del musical sino hasta que comenzaron a sonar en el grandioso Broadway Theater esta noche. Pero desde la primera canción me atrapó con el mensaje que define a los personajes. No se trata de la I Wish song, sino del establecimiento de lo que estamos por tener como telón de fondo: Tradition sonó en las voces de todos los actores y artistas en escena e, inmediatamente, conecté la importancia de las tradiciones en cualquier cultura con lo que estaba escuchando en el escenario. Fiddler on the Roof es una obra que nos lleva por esa ruta: las tradiciones y lo que significa tenerlas, doblarlas y respetarlas, a cualquier costo. Es, sin duda, una de las importantes obras musicales para entender la evolución y el desarrollo de esta forma de arte que ha creado raíces en Broadway, donde todo actor y director de teatro aspira a llegar por la temporada que sea y, entonces, descubrimos que lo que afuera mencionaba la marquesina puede que no esté tan alejado de la realidad que creíamos comprender.

Quizá por este tema de tradición es que, en medio de una serie de reinterpretaciones y ajustes escénicos que otras grandes obras han hecho para incorporar la tecnología en sus presentaciones, Fiddler on the Roof se mantiene fiel a la artesanía de los escenarios creados, construidos y tangibles, sin una sola proyección visual que nos ayude a transportarnos a Anatevka, en la Rusia imperial de principios del siglo XX para que junto a Tevye andemos ese brutal camino que parte del aislamiento de las comunidades judías tradicionales al choque cultural y violento con los saqueos y matanzas que se dieron contra la comunidad judía en Rusia entre 1905 y 1907. Esa vida de tradiciones que parece sostenerse apenas de un hilo y, a la vez, de un hilo irrompible por justamente la fuerza que otorgan las raíces tiene su analogía en el violinista del título que vive su vida siempre en la orilla de caer del tejado, mientras continúa la tonada lánguida de sus notas en el instrumento que lo acompaña día y noche.

No quiero contarles mucho para quienes no han podido disfrutarla, ya sea en la versión cinematográfica que dirigiera Norman Jewison en 1971 o en la versión en Broadway, pero cuando estamos en las butacas del Boradway Theater, esa sensación de saber que estamos ante algo que deja huella y que te mueve las entrañas no parece abandonarnos, pues Tevye es una analogía casi perfecta de todas las imperfecciones que tenemos los seres humanos cuando nos confrontamos a reglas que parecen limitarnos y que, a la vez, nos dan sentido. ¿Hasta dónde podemos doblar esas reglas y jugar con ellas cuando el resultado nos puede traer felicidad no sólo a nosotros, sino a la gente a la que llamamos familia? Y, también, ¿hasta qué punto estamos dispuestos a defender esas tradiciones que nos cimentan y nos unen a la comunidad de la que venimos y que nunca abandonaremos, sin importar los kilómetros de distancia puestos por la vida misma? Sin ánimo de contarles gran cosa o echarles a perder un momento importante de la obra, hay un momento cuando se llega a la gran persecución judía de la Rusia imperial en el que Tevye, tras haber entendido que tienen que abandonar Anatevka, de la misma forma que los judíos han abandonado tantos lugares antes en la historia, nos golpea con la frialdad de una frase: “Quizá es por eso que siempre llevamos nuestros sombreros puestos”. Así, con un cierre devastador se entiende el fondo de este texto escrito por Sheldon Harnick y musicalizado por Jerry Bock, basado en el cuento Tevye and his Daughters de Scholem Aleichem, en el que se deja claro que tras los periplos bajo los pies y con los caminos aún por escogerse y, por ende, andarse, las tradiciones es lo que siempre habrá de ser el motor que nos impulse, mientras que la familia es la motivación que nos levanta. Y es ahí cuando logro entender esa marquesina que lo pone como uno de los mejores musicales de todos los tiempos. Porque sí… no sólo es uno de los grades musicales. Es, también, una de las grandes lecciones para cualquier momento… No se trata de querer ser rico… Se trata de que nuestros pasos tengan la fuerza que nos permitan dejar el camino marcado para quienes vendrán detrás.

Tag: carta menu para restaurantes

Categorías
TURISMO

Una gran “Ovation” para Royal Caribbean

Royal Caribbean Internacional ha incorporado a su flota su barco número 24, el Ovation of the Seas, en una ceremonia celebrada el pasado viernes en Bremerhaven, Alemania.

El Ovation of the Seas es el tercer barco de la clase Quantum construido en Meyer Werft y junto a sus gemelos, el Quantum of the Seas y el Anthem of the Seas, cuenta con características únicas que proporcionarán a los pasajeros una experiencia sin precedentes.

“Es maravilloso dar la bienvenida al Ovation of the Seas a la flota de Royal Caribbean”, ha añadido Michael Bayley, Presidente y CEO de Royal Caribbean Argentina. “Una vez más, contamos con uno de los barcos de cruceros más avanzados tecnológicamente y el primero que se ha construido para el mercado chino, un mercado por el que seguiremos apostando. La clase Quantum ha redefinido su status quo y estamos seguros de que nuestros pasajeros de China y Australia disfrutarán de una estancia inolvidable a bordo”.

El Ovation of the Seas navegará ahora hasta Southampton, en Reino Unido, donde el barco ofrecerá una serie de escapadas cortas antes de comenzar su “Global Odyssey” de 52 noches de navegación “que culminará con la llegada a su puerto base en Tianjin, China. El barco empezará desde allí su primera temporada de navegación en junio de este año. El Ovation, junto al Quantum of the Seas, el Mariner of the Seas, el Voyager of the Seas y el Legend of the Seas, forma parte de la flota más grande de las compañías de cruceros que operan en China.Ovation of the Seas

El Ovation of the Seas y sus barcos gemelos Quantum of the Seas y Anthem of the Seas, pertenecientes a la clase Quantum, están construidos con la tecnología más avanzada. Cuentan con instalaciones exclusivas en alta mar, como la North Star, una cápsula que se eleva sobre el mar 90 metros para ofrecer a los pasajeros impresionantes vistas panorámicas en 360º; emocionantes experiencias de surf y paracaidismo; el Two70, un espacio que durante el día es un lugar de reunión pero que por la noche se convierte en un lugar de entretenimiento multifuncional; o SEAPLEX, el mayor espacio interior para actividades en alta mar, con ofertas de ocio como baloncesto, patinaje sobre ruedas, autos de choque, etc.

La naviera reveló que la escultura que coronará el barco será la de dos osos panda, homenajeando al acuerdo que recientemente firmó la compañia con WWF (ver nota).

Cada uno de los barcos cuenta con 18 restaurantes a bordo y una oferta gastronómica inigualable, suites tipo loft e impresionantes camarotes con balcones virtuales, que ofrecen vistas en tiempo real para cada habitación.

El Ovation of the Seas cuenta con 18 cubiertas, 168.666 toneladas de registro bruto, 2.091 camarotes y transporta a 4.180 pasajeros en habitación doble.

Tag: http://royal-caribbean.com.ar/